Cartelera de Delia Negro

Comentarios y tendencias sobre arte contemporáneo en Latinoamérica y España

Posts Tagged ‘color

ARTE PLUMARIO EN EL MUSEO METROPOLITANO DE NUEVA YORK

leave a comment »

ARTE PLUMARIO EN EL MUSEO METROPOLITANO DE NUEVA YORK

Radiance from the Rain Forest: Featherwork in Ancient Peru

No podemos dejar de mencionar la trascendencia de este acontecimiento en el Museo Metropolitano de Nueva York, por ser la primera exhibición que se realiza en un museo de Estados Unidos, sobre este arte milenario.

El arte plumario es poco conocido entre las colecciones arqueológicas, su misma naturaleza y fragilidad hacen de él un testimonio raro y exótico.

Plumas de colores vibrantes, azules, amarillas, verdes y rojas amarradas sobre una superficie de sostén, se suceden formando composiciones cromáticas que constituyen un lenguaje en sí mismo. La lectura de cada pieza comienza por la técnica de confección de las mismas. Los tipos de plumas utilizados, sus formas y sus tamaños constituyen el lenguaje pictórico de cada expresión. Su textura sedosa y su colorido han sido características codiciadas en la elaboración de ropaje de ocasiones especiales, de ritos religiosos o guerreros o de simple ornamentación.

Pero sin duda el aporte de mayor relevancia en la composición visual de cada una de estas piezas, lo dan los colores. Tanto la luminosidad y las sombras, como la opacidad y las transparencias aparecen en este arte textil, tan bien logradas como los cromatismos aglutinados por la voluntad del artista plástico en su lienzo. La experiencia textil de los habitantes de esas zonas de Los Andes debe ser destacada y valorada en su justa medida. Este arte frecuentemente considerado menor, debe ser revalorizado y ubicado en el sitial que le corresponde dentro de las artes plásticas.

Cantidades incalculables de plumas de pájaros de la selva amazónica eran trasladadas hacia zonas del antiguo Perú y del Océano Pacífico. Ellas constituían un material precioso e indispensable para la confección de penachos, pectorales, túnicas ceremoniales, etc.; estética ritual imprescindible en ciertos tipos de celebraciones.

Este lujoso y sofisticado arte ritual constituye una milenaria tradición del Perú precolombino, aunque poco se conoce sobre su cultura específica. Tanto la literatura arqueológica como la plástica, han postergado su consideración tal vez por la propia naturaleza peredecedera de su material orgánico y por los pocos testimonios que se han conservado. Actualmente este arte sigue vivo en algunos pocos lugares de América Central, en los cuales se usa mayoritariamente la pluma del quetzal.

La colección expuesta durante estos meses en el Museo Metropolitano de Nueva York presenta más de setenta piezas. Aunque la mayoría de ellas están datadas entre los siglos VII y XVI después de Cristo, se pueden observar algunos exponentes de épocas anteriores a la era cristiana.

Todo lo dicho convierte a esta muestra en hecho de excepción a nivel internacional, considerando las pocas oportunidades que se presentan en la actualidad, de admirar un acervo histórico con estas características.

El Museo Metropolitano de Nueva York mantendrá esta exposición abierta al público hasta el 1 de setiembre.

Delia Negro

para ver las imagenes del Met vaya aqui.
Creative Commons License
This work by www.delianegro.wordpress.com is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License.

Written by Delia Negro

abril 13, 2008 at 11:53 pm

EL COLOR DE OAXACA y “EL ÁRBOL DE LA VIDA” DE LA IGLESIA DE SANTO DOMINGO

leave a comment »

EL COLOR DE OAXACA y “EL ÁRBOL DE LA VIDA” DE LA IGLESIA DE SANTO DOMINGO


Oaxaca, tierra de magia, de luz y de color, es considerada la capital artística de México. Una fértil imaginación identifica a esta región, dotada de un lenguaje pictórico plagado de imágenes irreales y de colores vivos, en una manifestación viva de exuberante explosión visual.

Se habla frecuentemente de “La Escuela Pictórica de Oaxaca” o de “Oaxaca School”, pero esta expresión no debe ser entendida desde el punto de vista estricto de una escuela pictórica con un estilo propio. Este concepto es mucho más amplio y abarca la manifestación ya tradicional, de la expresión de todo un pueblo y su historia.

Para entender este fenómeno social debemos remitirnos al S. XVI y al momento del encuentro de dos culturas, la indígena y la europea. La confluencia del arte milenario de los nativos, con nuevos temas y nuevas técnicas de expresión plástica introducidas por el conquistador, produjo un arte nuevo, enriquecido en su cotidianeidad artesanal o en su idoneidad experimental.

En la bóveda de la Iglesia de Santo Domingo de Oaxaca encontramos un maravilloso altorrelieve estucado “El árbol de la vida”, manifestación barroca y mestiza de una belleza inimaginable. Fusionados “el árbol de la vida” de los cultos prehispánicos con el “el árbol genealógico” de la orden dominica, se produce una explosión creativa sin precedentes, y una vid y sus racimos de uvas se convierten en figuras humanas, que parecen anticipar y garantizar la reproducción permanente de la semilla artística de los habitantes de Oaxaca.

La congregación religiosa de los dominicos jugó papel fundamental y decisivo en el desarrollo plástico de esta comunidad. Ante la necesidad de construir templos y ornamentarlos en su función evangelizadora, esta orden religiosa convocó a artistas peninsulares de primer nivel en las ramas de la pintura, escultura, arquitectura, etc. Entre los más destacados se encontraban Andrés de la Concha, español y Simón Pereyns, flamenco.

Esta especialidad peninsular unida a la destreza y pericia de los artesanos nativos, hicieron posible y desarrollaron el ambiente propicio para que la plástica se asentara en forma permanente en la región.

Todos estos antecedentes explican el fenómeno social que se vive unos siglos después, pero también producen la situación equívoca que se tome excesiva conciencia de calidad artística y que frecuentemente se desvirtúen las piezas del verdadero arte aoxaqueño. No porque venga de Oaxaca, es sello de calidad plástica. La creatividad juega papel fundamental en la concreción del objeto artístico, tanto en su técnica como en su lenguaje expresivo y este no parece ser el común denominador logrado en toda la producción de la región.

La plástica de Oaxaca se ha convertido en nuestros días en industria artesanal y su producción existe en términos de mercado. Debemos ser críticos a la hora de juzgar y no considerar que todo lo que se incluye dentro de la “Escuela de Oaxaca” es tal. Esta tierra fue bendecida por una formación plástica de altísima calidad y excelentes artistas han sido el resultado de ese fenómeno histórico y social.

Surrealismo, realismo mágico, luz y color, se unen a la naturaleza y a los productos de su tierra; materiales exóticos que posteriormente serán trabajados con la pericia del conocimiento milenario de su tratamiento.

Verdaderos maestros como Rufino Tamayo, Rodolfo Morales, Francisco Toledo, Filemón Santiago, Rodolfo Nieto, como otros más jóvenes, Juan Alcázar Méndez, Miguel Alvarado, Fulgencio Lazo son algunos de los ejemplos que podemos apreciar como verdadero arte de la región.

La conjunción entre la magia innata y lo surreal imaginado, los productos de la tierra y el aporte peninsular, liberan una explosión creativa y producen una estética, que hace asumir y tomar conciencia a los oaxaqueños de su propia modernidad.

Queda entonces a los estudiosos del arte mostrar la excelencia y separar el producto de esa explosión, en una verdadera toma de conciencia de la maestría de ejecución y marcar, haciendo visibles, las verdaderas ramificaciones de esa bóveda de la Iglesia de Santo Domingo de Oaxaca.

Delia Negro

Galería

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.

Written by Delia Negro

octubre 4, 2006 at 1:08 pm