Cartelera de Delia Negro

Comentarios y tendencias sobre arte contemporáneo en Latinoamérica y España

Posts Tagged ‘luz

BUSCADOR DE LUZ Y TRANSPARENCIA EN LA TERCERA DIMENSIÓN

with 3 comments

PABLO ATCHUGARRY …

BUSCADOR DE LUZ Y TRANSPARENCIA EN LA TERCERA DIMENSIÓN

Atraído por una sensibilidad vivencial de inmigrante, heredada de sus antepasados inmediatos, el escultor uruguayo Pablo Atchugarry orienta su quehacer artístico hacia un encuentro con una de las fuentes originales del arte estatuario, la tierra italiana y el mármol de Carrara. Estos dos componentes serán reveladores del quehacer creativo del artista y acelerarán un proceso evolutivo de su sensibilidad, que buscaba encontrar vías de expresión más significativas en la materia y en la tercera dimensión, dentro de un espacio profundo y envolvente.

Ya en tierra italiana y en pleno proceso de exploración, las circunstancias lo llevan a recibir un pedido de una escultura en mármol de Carrara y es así que la materia viene a su encuentro para sellar una vinculación definitiva y permanente del artista con esa piedra mágica, la cual es en la actualidad, su mayor motivo de inspiración. Su inteligencia creadora se concreta entonces en una labor sin retorno, en una búsqueda constante de transparencia y pureza, de movimiento y verticalidad, de comunicación y síntesis, entre la escultura clásica y la contemporánea.

Atchugarry comienza su trabajo eligiendo él mismo su materia prima: el mármol más puro y traslúcido que se extrae en la región. Ese bloque de piedra le transmite una energía especial y una emoción, que le permiten adentrarse en ella y descubrir el significado que ella encierra.

La obra de este escultor es una síntesis de pensamiento y emoción, de imagen plástica y verticalidad, de espacio y luz, de pureza estética mediterránea, de liviana percepción visual, que se definen en un movimiento milenario de pliegues en tensión, que definen un estilo, una personalidad y un mensaje individual hacia lo colectivo.

Su honestidad intelectual y su perseverancia en la búsqueda de la forma, lo llevan a concebir un lenguaje estético compartido con los trabajadores de las canteras…ellos son parte importante de la elección de cada bloque, ellos son parte de la iniciación del proceso creativo. A continuación, la misión del artista es liberar la forma, haciendo intervenir a su imaginación, sensibilidad e inteligencia creativa.

“Soñando la paz” es una instalación de ocho esculturas, presentada por el artista en la 50 Bienal de Venecia en el año 2003. Esta obra es una danza blanca de líneas verticales, que eleva sus formas hasta un espacio desconocido, y que canta, pidiendo y buscando una unidad. Ella demuestra una vez más, cómo la plástica puede pensar en la paz y contribuir con ella. “Soñando la paz” es una obra individual y de pensamiento único, que sin embargo puede convertirse en colectivo, al ser expuesto en un espacio “coral” (usando palabras del artista) y comunicador. Sencillamente otro Guernica que denuncia con una tensión estética y grupal, colectiva y sonora.

Actualmente Pablo Atchugarry mantiene dos talleres entre los cuales distribuye su tiempo creativo, uno en Lecco, Italia, cerca de Carrara y otro en Manantiales, cerca de Punta del Este, Uruguay. Es así que el artista mezcla el aire del Lago di Como, presencia permanente en su infancia y añorada por una abuela italiana que la alimentaba, con el aire puro de una tierra todavía salvaje y natural, de arenales y océano, sobre el Atlántico Sur, que le proporciona el ambiente adecuado para liberar su creatividad y seguir soñando con la paz….desde su estudio y desde su mundo interior.

DELIA NEGRO

Galería

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.

Anuncios

Written by Delia Negro

febrero 13, 2007 at 2:53 pm

ELADIO DIESTE: ARQUITECTURA DE LUZ, BARRO Y ONDULACIÓN

with 13 comments

ELADIO DIESTE: ARQUITECTURA DE LUZ, BARRO Y ONDULACIÓN

En una época de rebeldía casi adolescente de un país pequeño como Uruguay, todavía en proceso de formación estética y conceptual propia, Eladio Dieste egresa de la Universidad de la República con el título de ingeniero; es el año 1943. El nuevo profesional conoce las corrientes modernistas que se están expandiendo en Europa en ese momento, entre ellas a Le Corbusier. Pero más cerca suyo encontrará ideas igualmente vanguardistas representadas por Joaquín Torres García y el arquitecto Antonio Bonet de origen catalán y profundo conocedor de Gaudí, piezas claves en el desarrollo de una idiosincrasia local y creativa, que rehusaba seguir adoptando corrientes foráneas y que sin embargo, fomentaba el descubrimiento de la belleza en lo propio, en lo autóctono, en la tierra, en el suelo, en el hombre, en lo propiamente americano, tratando de desarrollar una identidad y una personalidad racional del ya maduro nuevo continente.

Teniendo en cuenta esta atmósfera de cambio, el ingeniero Dieste comienza a explorar en su entorno. Desea crear edificaciones que sean totalmente producto local, adaptadas a un contexto cercano y vivido por cada habitante de su país. Es así que concibe la idea de expandir distancias largas sin soportes alternados, con la mayor luz natural y amplios espacios que puedan albergar a mucha gente, sumándole a ellas rapidez en la construcción y una economía adaptada a la situación del país. Considerando la disponibilidad de materiales que el mercado local le ofrecía, ladrillos y mano de obra fueron los puntos de mira para la viabilidad de las estructuras calculadas. Pero Eladio Dieste no era solamente ingeniero, era además un pensador, un humanista y fue así que no se contentó con cálculos de estructuras y se marcó objetivos estéticos y sociales.

La arquitectura de Eladio Dieste es plástica, social y humanística y su originalidad e innovación, están en su pensamiento orientado hacia sus usuarios… “la productividad y la eficacia no son fines en sí mismo” diría este innovador… “el fin del hombre sí lo es”. Es así que el cálculo se humaniza y adquiere un fin social; es el hombre el que adquiere el protagonismo y el diseño creativo de la estructura surgirá en función de su uso.

En su búsqueda de una arquitectura de identidad cultural acorde con el clima, el suelo y su gente, Dieste analiza el paisaje del potencial sitio de construcción y la función del mismo, creando nuevos espacios sensibles a las necesidades locales.La luz, elemento cósmico, y el barro, elemento telúrico, unidos a la forma limpia y sencilla de la razón, le proporcionarán la medida de su creación y esta medida es la ondulación topográfica de un suelo de repetidas colinas.Las paredes onduladas de Dieste parecen moverse buscando la resistencia del sostén, acompañando la orquestación de un evento colectivo entre el hombre y su entorno, entre la imagen, la música y la poesía.

Ladrillo a ladrillo comienza la construcción y ese movimiento repetido del obrero, parece expresar la unidad comunitaria en un mismo ceremonial de construcción espiritual, representación visual del levantamiento de antiguas catedrales, anónimas y colectivas. La mayoría de sus obras fueron pensadas y construidas para albergar a grupos humanos: iglesias, galpones industriales, terminales de ómnibus, depósitos. Pero es en las iglesias donde él mismo siente la culminación conceptual del propio diseño, la Iglesia Cristo Obrero de Atlántida y la Iglesia San Pedro de Durazno.

Desde la intimidad devota de la iglesia románica o desde la liviandad elegante de las catedrales góticas hasta la originalidad estilística de Gaudí parecen estar presentes en la arquitectura de Dieste y en ella se suceden los espacios creando una imagen repetitiva en la función creadora del hombre y su ejecución. Cada pieza, cada ladrillo, cada hombre son parte de un todo, de un liviano sostén que se construye con la razón y el pensamiento, adaptados a su entorno y posibilidades, comprobando así que los modelos exportados y deshumanizados del propio contexto, no cumplen con la función social que el genio de Dieste quería transmitir.

“La forma es un lenguaje, y ese lenguaje debe sernos inteligible; estamos ansiosos de inteligibilidad y, por lo tanto, de expresión. Parte del desasosiego moderno se debe a la ausencia de expresividad legítima, a que nos rodean cosas que ostentan un hermetismo que es la negación de lo que supondría la fraternidad que damos por supuesta y que naturalmente debería leerse en la obra del hombre en el espacio”

Eladio Dieste

Delia Negro

Galería

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.

Written by Delia Negro

octubre 16, 2006 at 2:16 am